Así afecta el lupus a la salud mental

Como ocurre con muchas enfermedades, el lupus también tiene efectos en la salud mental de las personas que lo padecen. Como enfermedad autoinmune que es, el sistema inmunológico ataca al cuerpo en lugar de protegerlo, así como también al cerebro y al sistema nervioso.

El lupus neuropsiquiátrico consiste en una amplia gama de trastornos focales y difusos del sistema nervioso central y periférico, este afecta entre el 80% y el 90% de las personas que padecen la enfermedad. No hay manera de predecir quién sufrirá de lupus del sistema nervioso central, pero ciertos factores ambientales pueden influir en la aparición de las manifestaciones neuropsiquiátricas. Cuando se pasa por un brote de lupus es común experimentar estados emocionales negativos. Así como, al revés, puede suceder que los estados emocionales negativos y el estrés contribuyan a que el lupus se active.

El 25% de los pacientes con lupus experimentan depresión y hasta el 37% signos de ansiedad

Según diversas investigaciones, el 25% de los pacientes con lupus experimentan depresión y hasta el 37% signos de ansiedad. La explicación puede encontrarse en que los síntomas que tienen la mayoría de personas diagnosticadas de lupus, como la fatiga, el dolor o los brotes, hacen que sea más complicado el día a día, desde trabajar hasta socializar o llevar a cabo actividades lúdicas, lo que conlleva una facilidad para desarrollar problemas de salud mental. Como muestra de esto, una encuesta realizada por Lupus Europa, apunta que más de la mitad de los pacientes han visto afectada su carrera profesional a causa de la enfermedad; un 84% afirma tener dificultades en la realización de actividades cotidianas,
y el 38% reconoce que tiene un impacto negativo en su vida sexual y/o emocional.

Por otro lado, existen otros causantes, como que algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar el lupus –especialmente los corticosteroides como la prednisona (en dosis altas de 20 mg o más)– juegan un papel clave en la causa de la depresión clínica.

¿Qué se puede hacer en estos casos?
Lo más recomendable es buscar ayuda profesional, la terapia puede ser muy útil para llegar a entender los sentimientos de uno mismo, su enfermedad, y sus relaciones. También apoyarse en la família y amigos, así como tener una buena rutina de sueño y hacer actividades físicas, sobre todo en caso de
dolor crónico, disciplinas como el yoga o el pilates pueden servir de gran ayuda.

Sin salud mental no hay salud, y por eso es muy importante el diagnóstico temprano de los trastornos del estado de ánimo, y más aún cuando se sufre una enfermedad como el lupus.

Texto: Frena el Sol, Frena el Lupus
Imagen de Freepik

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.